"Educación inclusiva, un horizonte de posibilidades"
+56 45 226 2261
cdeportivos@temuco.cl
Siguenos en:

Manual de Convivencia

PRESENTACION

ARTÍCULO 1.- La educación tiene como finalidad contribuir al desarrollo integral de los estudiantes, colaborando en su proceso de integración a la vida social, habilitándolos para la participación responsable en la vida ciudadana y en el protagonismo de su propio proyecto de vida. Para lograr esto, la escuela necesita llevar a cabo su misión, que, entre muchas otras cosas, está educar a niños, para desarrollar en ellos los valores que declaran el PEI y buenos hábitos de higiene personal y ambiental. Abordar el tema de la Convivencia Escolar, no es tarea fácil, al contrario, es de mucha mayor complejidad y por tanto requiere mayor esfuerzo, dedicación y voluntad de todos los miembros de la comunidad educativa para tratarlos, más aún, cuando la vida social está en permanente transformación y cambios, y, por lo tanto, las formas de participación y de vivir en sociedad varían y se hacen más diversas. Los cambios culturales son un proceso largo en la vida de las personas. La sociedad ha cambiado en estas últimas décadas donde el influjo de los medios de comunicación de masas, tienen una gran repercusión en las conductas de los ciudadanos, como así también el deterioro del rol de la familia en la formación integral de las personas, además de la adecuada estratificación social para acceder a verdaderas oportunidades de desarrollo personal y calidad de vida.
ARTÍCULO 2.- La convivencia escolar consiste en algo más que en cumplir las normas de los reglamentos de convivencia: es una experiencia que nos abre al aprendizaje sobre los modos de convivir. Desde esta perspectiva, la Política Nacional de Convivencia Escolar e ofrece al sistema escolar un marco conceptual y estratégico que orienta, al interior de los establecimientos educacionales (EE) el desarrollo de acciones que nos ayudan a aprender a vivir juntos y a construir acuerdos sobre cómo queremos vivir en comunidad.
La escuela es el primer escenario de lo público, donde los niños, niñas se forman para ser ciudadanos. En la convivencia diaria se juegan importantes dilemas éticos, aprendemos a comportarnos con los demás en forma solidaria e inclusiva frente a las distintas maneras de ser y pensar, por el contrario, aprendemos a actuar en forma agresiva y discriminatoria. Es por esto que los valores y prácticas que sustentan la convivencia constituyen un soporte ético y un ámbito formativo fundamental de todo lo que se construye en la escuela.
En la escuela se aprende a convivir, ya sea para favorecer la inclusión o alimentar la discriminación. Por lo tanto, las buenas formas de convivencia hay que intencionarlas en todos los espacios y momentos de la vida escolar, e involucrar en ello a todos los actores de la comunidad educativa (estudiantes, docentes, asistentes de la educación, padres, madres y apoderados). Hay que promover buenas experiencias de convivencia a través de una política orientada a generar condiciones favorables para el buen entendimiento, el diálogo y la superación pacífica de los conflictos.
En la medida que cada comunidad educativa sea consciente del tipo de relaciones interpersonales que se establecen y trabajen por una convivencia inclusica y democrática, se generan climas más adecuados para enseñar y para aprender. Si bien un buen clima

Escuela Campos Deportivos, Av. Gabriela Mistral 01055, Temuco.